mar. Ago 16th, 2022

En España la Monarquía ha sido y es un tema tabú. En la transición a la democracia, hubo algunos aspectos que quedaron fuera de la opinión y del debate político. La Monarquía fue uno de ellos. No fue casual, de hecho, que aquellos partidos políticos que cuestionaban la figura del monarca (bien porque defendieran la República, bien porque tuvieran otro pretendiente al trono) no fueran legalizados en 1977. La lógica de la reforma de Adolfo Suárez necesitaba algunos pilares sobre los que transitar sin rupturas desde la dictadura a la democracia, y la Monarquía y la figura de Juan Carlos I eran, sin duda, uno de ellos.

En este sentido, la abdicación de Juan Carlos I en su hijo cierra una etapa de transición también en la jefatura del Estado. Es evidente que los escándalos de miembros de la Casa Real han dañado muy seriamente a la institución y no lo es menos que los propios errores del monarca hacían que la situación fuera difícilmente sostenible. La abdicación y el relevo generacional eran, pues, inevitables.

El ascenso al trono del príncipe tendrá, como todo cambio, sus consecuencias. Por un lado, hará que algunos desafectos vuelvan a conectar con la Monarquía, ya sea por razones ideológicas o puramente estéticas. Y por otro lado, es razonable pensar que Felipe, como rey, inicie un proceso de regeneración en un intento por salvar la Monarquía en un tiempo en el que los derechos de cuna y las desigualdades marcadas por el nacimiento suenan cada vez más anacrónicos y difícilmente justificables en una sociedad democrática basada en la igualdad. Las esperanzas de los monárquicos hoy están en el príncipe, como lo estaban en 1975. Pero la sociedad ya no es la misma y cada vez hay más personas que creen que el único debate interesante y necesario sobre este particular es el que, por fin, permita opinar sobre Monarquía o República en la forma de un referéndum vinculante que dé voz a la ciudadanía.

(Publicado en Diario de Noticias de Navarra, 3 de junio de 2014)

Por Alvaro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − nueve =

*

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies