Jesús González, MIEMBRO DE ZABALTZEN, ASOCIACIÓN INTEGRADA EN GEROA BAI

En este interesante artículo Jesús aborda de manera valiente un dilema que el pensamiento progresista europeo tiene que abordar de manera crítica a modo de reto: su dependencia energética y la emergencia del talento más allá del viejo continente.

Independencia_energticaEuropa ha sido protagonista de las dos primeras revoluciones industriales de la historia. En el continente y las islas británicas se desarrollaron en los dos siglos pasados los procesos tecnológicos y productivos que han cambiado la vida en la Tierra. La era digital, sin embargo, la que nos ha conducido a la globalización mundial, nos vino dada en el final del siglo XX desde América bajo predominio económico de los Estados Unidos.

La nueva forma de gestión del conocimiento y la implantación de una sociedad de la información ya no podemos decir que haya sido fruto del progreso europeo. Ahora que los grandes gurús consideran que Internet ya nos ha llevado al límite de donde nos podía llevar, se plantean los nuevos retos del tercer milenio y con ellos los escenarios que concebirán los avances de la Humanidad. Y si acudimos al razonamiento lógico, correspondería al continente que da vida al 60% de la población del planeta, es decir a Asia, liderar los nuevos tiempos de desarrollo. Lo cual no debe ser obstáculo para que Europa sea capaz de aportar su valor añadido al proceso. Es más, está obligada a hacerlo si no quiere ver empobrecido su paisaje productivo, ser dependiente tecnológicamente y a la postre poner en riesgo definitivo el sistema de libertades que nos hemos dado.

Cabe preguntarse y debatir, por tanto, sobre cuáles son las revoluciones pendientes que debemos acometer. Cuáles son las nuevas tecnologías que nos harán avanzar hacia una nueva era de la civilización y cuáles los pasos a dar para que su implantación nos ayude a mejorar la calidad de vida de nuestra sociedad. En Europa esa reflexión resulta fácil empezando por su principal carencia y dependencia. El continente que parió la industrialización y que es hoy la mayor potencia comercial del mundo, tiene un desbalance energético gravísimo, lo que le convierte en un gigante con pies de barro.

 

Una crisis de seguridad en el Golfo Pérsico o en el Magreb, o el endurecimiento de las condiciones de abastecimiento del gas ruso, puede colapsar las principales economías de la zona euro y poner en peligro la estabilidad de empresas y de las propias necesidades básicas de nuestros ciudadanos. Un tema crítico al que Europa no ha sido capaz de dar una respuesta común armonizando políticas energéticas nacionales y gestionando conjuntamente un problema que a la larga es de todos los europeos. Nos hemos acomodado confortablemente en el desarrollo de las energías renovables, pese a que relación de su precio y el retorno a la red de las mismas sea claramente insuficiente.

 

Europa precisa de todas las fuentes de energía de las que podamos disponer, es absurdo encarecer nuestra factura energética o nuestras dependencias de importaciones de combustibles sin caer en la cuenta de que esos costes nos hacen menos competitivos, nos endeudan y ponen en peligro el mantenimiento de nuestro Estado del Bienestar. Trabajar por la producción de energías limpias y seguras no significa en modo alguno prescindir de fuentes que precisamos. ¿Podemos seguir anclados en argumentos de la década de los 70 para prohibir la energía nuclear en nuestros países? ¿o podemos permitirnos el lujo de excluir sin prueba o debate alguno científico las extracciones de gas pizarra? Rotundamente no.

Europa necesita aprovechar todos y cada uno de los recursos energéticos a su alcance sin desestimar una sola posibilidad. Y debe desnacionalizar sus fuentes para ponerlos en común. Si tenemos una moneda común, debemos tener una capacidad energética común, algo que nos lleva a los propios orígenes de nuestro proyecto europeo que no fue otro que una comunidad del carbón y del acero, es decir, la garantía de abastecimiento interno de materias energéticas básicas.

Pero junto a la tarea de no despilfarrar y gestionar comunitariamente nuestras fuentes de energía, está el reto superior de la investigación en alternativas a los combustibles fósiles. Europa ha hecho un alto esfuerzo inversor en proyectos comunes de esta naturaleza. EURATOM o el CERN son ejemplos claros de una apuesta decidida por dar pasos definitivos en la revolución energética. Resulta difícil saber el estadio en que nos encontramos en el camino al éxito cuando ni nuestros científicos saben valorar sus descubrimientos, pero no tenemos más remedio que incrementar las aportaciones a estos campos investigadores en la certeza que tarde o temprano darán sus frutos. En el estudio del comportamiento de los elementos del átomo y las partículas es seguro que encontraremos las soluciones que requerimos para hacer el Planeta sostenible y frenando el impacto medioambiental negativo que hoy producen los combustibles que empleamos. La ecuación a resolver por nuestros físicos está en el ahorro de resistencias para frenar las necesidades de combustión. Un mundo global donde todos sus ciudadanos tienen derecho a una vida digna y confortable precisa alternativas al modelo energético actual.

Pero esa revolución energética va íntimamente ligada a la revolución del talento, es decir, a la liberación de todas las capacidades del hombre en su ecuación de tiempo y espacio. El brutal incremento de las posibilidades de comunicación e información que Internet nos ha brindado está transformando profundamente la gestión del conocimiento. Pero, sin embargo, está pendiente derivar dicha potencialidad a la generación de talento. Tenemos muchos más medios pero no estamos aprovechando las herramientas para extender nuestro recurso más sagrado, la creatividad de las personas.

La incorporación acelerada de la población de los países emergentes a herramientas del saber y la movilidad que de las ideas podemos hacer hoy, debería suponer la mejor oportunidad de la historia para producir exponencialmente arte y ciencia, o lo que es lo mismo, para desarrollar al máximo las potencialidades de individuos y sociedades. Si estamos a obligados a realizar una gestión más eficiente y respetuosa con las generaciones venideras de los recursos naturales, o estamos más aún en ser mucho más productivos en la adecuada extracción del talento de las personas.

talentoEl caso es que las revoluciones para producirse siempre han contado con tres elementos básicos que prenden la mecha del cambio abrupto. Lo primero la incorporación a los procesos de una tecnología altamente novedosa y transformadora. Algo que puede que una vez más estemos cercanos a alcanzar en los próximas dos décadas según nos cuentan los científicos de vanguardia. En segundo lugar, al filósofo que observador de la realidad se encarga de describir el paradigma de futuro bajo una idea innovadora. Eso, hoy por hoy, no abunda o por lo menos no está en el top de visitas de un blog o en la lista de best sellers de un mundo que no lee y solo entiende las cosas en clave audiovisual. Y tercero, un liderazgo político inspirado en la base ideológica engendrada por el susodicho pensador, que se pone al frente de los movimientos generados por los cambios sociales que provocan las nuevas tecnologías y ejecuta las reformas necesarias del de convivencia. De este último ingrediente es del que andamos más carentes ahora mismo.

 

En Europa tenemos algún científico insigne, escasean los filósofos y carecemos de líderes. Probablemente esto es así porque el problema de origen que debemos resolver es el del inmediatismo que rige nuestros actos. Nos comportamos mecánicamente sin darnos tiempo para pensar las cosas, el imperativo ya no es ser, sino estar para hacer por hacer. Pero no me veo a Merkel o a Rajoy enfrascados en tan estériles reflexiones como las que a mi me ocupan, tienen altas cuestiones de Estado en las que atarearse como la enésima discusión sobre los mecanismos de garantía de depósitos de los bancos europeos. Ya se sabe primum vivire y que siempre vivan mejor los mismos.

Tags: , , , , ,

advert

No comments yet.

Leave a Reply

 

*

€UROESTAFA: Un documental incómodo

El 25-M ha sido el escenario en el que se han manifestado a través de las urnas indicios evidentes de desacuerdo […]

Geroa Bai en el Foro Social de Lokarri

  Mikel Armendariz de ZABALTZEN, Asociación integrada en GEROA BAI Como inicio a la exposición se podría decir que el […]

LODOSA. Memoria para sus víctimas y un acuerdo ejemplar e histórico

  LODOSA homenajea institucionalmente el próximo sábado a sus 131 hombres y mujeres asesinados en 1936. 34 años después de […]

La rebotica de las conversaciones ETA-Estado

Hace unos días ETB emitía el  documental «Memorias de un conspirador», en el que el presidente del PSE-EE, Jesús Egiguren, tuvo […]

«Nos sentimos tan responsables de los atentados en los que participamos como de los demás»

Entrevista con Carmen Gisasola, del colectivo Nanclares de presos. Recomendamos la lectura de esta entrevista en profundidad que fue publicada […]

¿Tiene el Régimen Plutocrático Navarro prevista la sucesión al Régimen?

  Por ANTTON, miembro de ZABALTZEN, Asociación integrada en GEROA BAI A demasiada gente nos sorprende que personas poco sospechosas […]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies