Memoria y reparación, el nuevo nombre del perdón

Mikel Aranburu Zudaire, miembro de Zabaltzen

Mikel Aranburu Zudaire

El perdón es un concepto que corresponde al terreno de la religión…. Hay que hacer planteamientos políticos que busquen soluciones integrales…dar una salida a todo el tema de las víctimas, pero no desde un discurso de relicario o de confesionario.

Maribi Ugarteburu, portavoz de la Izquierda Abertzale

Estas declaraciones merecen reflexión y respuesta por parte de nuestro compañero. Dando un paseo por diferentes posicionamientos religiosos, Mikel pide un «perdón laico» basado en el no-olvido, que selle la Paz, buscar el relato común sin equidistancias, para que la Memoria Histórica dé paso a la historia científica desapasionada. Mikel señala sin complejos un camino que todos debemos emprender. Con el enfoque integrador e incluyente que impulsa Zabaltzen para distinguir a GEROA BAI. 

Es verdad que el perdón está primeramente vinculado a tradiciones religiosas. En todo el derecho antiguo el perdón no existía ni tampoco existe como tal en el derecho actual. En efecto, más bien es la gran innovación moral del cristianismo que incorpora el amor al prójimo sin límtes, indisoluble del amor a Dios, como principal mandamiento, incluido el perdón hasta al enemigo. Perdonar pasa a ser la instrucción más constante e identificativa del nuevo credo, que está en la oración fundacional, el “Padre Nuestro”, la cual nos dice que todos los días además de pedir que no nos falte de comer hemos de perdonarnos.

En una sociedad multicultural y globalizada como la de hoy en día es importante asentar esa idea de cancelación que supone todo perdón y que es ajena a otras religiones.

Para el hinduismo, por ejemplo, vivir es pagar una deuda previa en sucesivas reencarnaciones. Jesús de Nazaret, en cambio, añade la gran novedad de que hace falta un arrepentimiento interior de verdad y, sobre todo, nos revela la gran misericordia de Dios para con el género humano, más allá de la retribución y de la deuda. Así, en el Gólgota culmina el sentido último de su vida y su mensaje: la superioridad moral del perdón ilimitado, el único que vence al mal y cura la herida de cualquier ofensa.

A pesar de todo, el perdón nunca restituye el mal hecho; la única manera sería dar marcha atrás y que el mal no se hubiera producido. A partir de ahí, la justicia humana consiste en decir vamos a producir un mal igual. El origen de toda justicia, siempre vindicativa y punitiva, es la conocida ley del talión. La violencia abre una cadena interminable de violencia. Para romper esa cadena se inventa la ley penal, que cierra las venganzas porque, por así decirlo, se venga por quien es ofendido. Pero la ley se desentiende de la víctima, lo que le importa es el delito, y eso implica que hay algo que siempre va a quedar sin pagar.

Centrándose en el escenario cercano de Euskal Herria, una vez cesada afortunadamente la lucha armada de ETA, ha de quedar claro: o se abre un escenario de perdón o es muy difícil seguir adelante. Cuando la memoria de la violencia se calla, porque hay que seguir viviendo, algunos perdones se pueden transformar en perdones fundantes y sobre ellos construir algo nuevo. Pero ¿de qué hablamos cuando usamos el término perdón o cómo podemos traducir su sentido religioso original en un valor ético universal?

Hasta el siglo XX cuando perdonábamos nos comprometíamos a olvidar. A partir del Holocausto causado por el nazismo, cuando perdonas te comprometes a no olvidar. El nuevo precepto o imperativo que nos ha dejado el pasado siglo, especialmente convulso y lleno de males y crímenes a gran escala (genocidios), es el de no olvidar como sinónimo de perdonar.

Por tanto, respondiendo a la portavoz de la IA, no se puede pretender olvidar u obviar el perdón debido y tratar de vivir como si aquí no hubiera pasado nada y excusarse en que la razón no es claramente de nadie o que ha habido o hay excesos en ambos lados. Muy al contrario, urge y es necesario atreverse a pedir y dar el perdón que significa asumir la memoria íntegra de lo ocurrido y alcanzar la reparación basada en el reconocimiento y el respeto al mal, al agravio, al oprobio sufridos por las víctimas, con los “ritos y monumentos conformes” y dignos que merece toda persona por el hecho de serlo y cuando es víctima de la injusticia, para que un día podamos llorar juntos, reconciliados, por todas las víctimas, sin reclamar nada más.

 

Eso pide este perdón “laico”, el no-olvido que selle la paz, tras alcanzar un relato común de todo lo ocurrido, con grandeza de espíritu y verdad sin equidistancias, porque en toda guerra, terrorismo o lucha armada sólo hay vencidos/as. Entonces la memoria histórica de ciertos hechos podrá dar paso, por fin, a la historia científica desapasionada.

Pienso que cada vez estamos más preparados/as para ese perdón como memoria reconciliada pero desde luego el camino aún es largo y no va a ser fácil. Algunos/as todavía andan un poco lejos, aunque se vayan dando pasos, pero tengamos sumo cuidado para no separar nunca, ni permitir que se separe, cualquier “planteamiento político” de las consideraciones éticas profundas, para nada ese peyorativo “discurso de relicario o de confesionario”, que exige la memoria de todas las víctimas. Sólo así habrá una solución “integral” por justa y verdadera.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

advert

Trackbacks/Pingbacks

  1. Memoria y reparación, el nuevo nombre del perdón « Aberriberri bloga - marzo 7, 2012

    […] Mikel Aranburu Zudaire, miembro de Zabaltzen en la web zabaltzen.net […]

Leave a Reply

 

*

€UROESTAFA: Un documental incómodo

El 25-M ha sido el escenario en el que se han manifestado a través de las urnas indicios evidentes de desacuerdo […]

Geroa Bai en el Foro Social de Lokarri

  Mikel Armendariz de ZABALTZEN, Asociación integrada en GEROA BAI Como inicio a la exposición se podría decir que el […]

LODOSA. Memoria para sus víctimas y un acuerdo ejemplar e histórico

  LODOSA homenajea institucionalmente el próximo sábado a sus 131 hombres y mujeres asesinados en 1936. 34 años después de […]

La rebotica de las conversaciones ETA-Estado

Hace unos días ETB emitía el  documental «Memorias de un conspirador», en el que el presidente del PSE-EE, Jesús Egiguren, tuvo […]

«Nos sentimos tan responsables de los atentados en los que participamos como de los demás»

Entrevista con Carmen Gisasola, del colectivo Nanclares de presos. Recomendamos la lectura de esta entrevista en profundidad que fue publicada […]

¿Tiene el Régimen Plutocrático Navarro prevista la sucesión al Régimen?

  Por ANTTON, miembro de ZABALTZEN, Asociación integrada en GEROA BAI A demasiada gente nos sorprende que personas poco sospechosas […]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies