jue. Ago 18th, 2022

Alvaro Baraibar

Klik para agrandar

Memoria y olvido tienen un claro componente involuntario. Uno recuerda y olvida cosas constantemente de forma natural, casi como una necesidad fisiológica, podríamos decir. Memoria y olvido son también, al mismo tiempo, actitudes en las que hay un consciente ejercicio voluntarista: se recuerda y se olvida lo que uno quiere recordar y olvidar. Este acto de voluntad no hay que verlo como algo negativo, sino todo lo contrario, como una necesidad personal y social, siempre que se haga con honradez, coherencia y responsabilidad.

Más allá de una memoria y olvido individuales, personales, hay también una memoria y un olvido colectivos. Y no me estoy refiriendo ahora a la memoria y el olvido públicos, a los sucesos, personajes y símbolos que queremos rescatar de la Historia y colocar o retirar de nuestro espacio público, de nuestras calles y plazas y de otras manifestaciones públicas. No se trata de construir o reconstruir un mapa de los lugares de la memoria. Ese es un proceso histórico abierto y en permanente cambio que nunca termina y nunca se cierra.

Me refiero concretamente a un ejercicio social, colectivo, delicado y exquisito de memoria que permita la reparación y en consecuencia el olvido. Probablemente sea uno de los retos más difíciles que va a tener nuestra sociedad en los próximos años, pero es necesario, imprescindible para no cerrar heridas abiertas y sin curar. 2011 no es 1975 y el problema actual no es el de entonces. Lo que en la Transición tal vez fuera un imposible, ahora debe ser factible.

El recuerdo individual y colectivo de la historia reciente -y de la que no lo es tanto- tiene un papel clave a la hora de construir el futuro. Porque el olvido no es la desmemoria, no es la ausencia de memoria. El olvido está más cerca del perdón, como un acto voluntario, querido y consensuado de reconciliación que sólo se puede construir, si queremos que sea duradero, a partir de la memoria. Esto es algo que también se dirime en estas elecciones, precisamente y de manera especial en estas, no con ánimo de resolverlo, pero sí de empezar a caminar. Y en esa tarea todos tenemos mucho que hacer y decir.

[por Álvaro Baraibar en Diario de Noticias de Navarra]

Por admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + 9 =

*

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies